top of page
HeaderBeliefs.png

Credo

Dios

Adoramos a Dios, solo a Él, único en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Creador de todas las cosas, es santo, todopoderoso, amor, y ha estado vivo por la eternidad.

 

Creemos que Dios se reveló en la historia, primero en la historia del pueblo de Israel y finalmente en Su Hijo Jesús de Nazaret, el Cristo anunciado por los profetas. Esta es la revelación que nos presentan las Sagradas Escrituras.

 

Génesis 1: 1 - Heb. 1: 1-2 - Juan 1: 1

Las Sagradas Escrituras

Creemos que la Biblia está inspirada por Dios.

 

El Espíritu Santo ha presidido supremamente el origen y la formación de los escritos que lo componen.

 

Estas Escrituras son, y solo ellas, la Palabra escrita de Dios.

 

Documento de la alianza entre Dios y su pueblo (Antiguo Testamento), entre Dios y la comunidad de todos los que aceptan la salvación ofrecida en Cristo (Nuevo Testamento), esta Palabra nos revela el pensamiento de Dios, Su voluntad y Su amor por el mundo.

 

Contiene todo lo necesario para llevarnos al que es nuestra salvación, Jesucristo, y poner nuestra vida al servicio de Dios.

 

Es la referencia suprema para experimentar cualquier creencia, tradición y práctica religiosa.

 

Solamente ella tiene la autoridad de Dios para gobernar la vida del creyente y la Iglesia.

 

2 Tim. 3:16 - 2 Ped. 1:21 - Gá. 1: 6-8

Hombre, la caída y sus consecuencias

Creemos que Dios creó al hombre a su imagen. Lo creó libre, santo y disfrutando de la comunión consigo mismo.

 

Por instigación de Satanás, el primer hombre se separó de Dios por desobediencia consciente, perdiendo así su estado inicial.

 

Por este acto de desobediencia, el pecado, con la consiguiente muerte, entró en el mundo. La naturaleza pecaminosa se ha extendido a todos los hombres.

 

Toda la humanidad, en su ruptura con Dios, vive en adelante bajo el dominio del mal e incurre en el juicio de Dios.

 

Génesis 3 - Rom. 3:23 - 2 Tes. 1: 8-10

Jesucristo

Creemos que Jesucristo, el único Hijo de Dios desde toda la eternidad, es el único mediador entre Dios y los hombres.

 

Vino entre los hombres, plenamente humano y plenamente Dios, siendo sus dos naturalezas distintas en su perfecta unión en su persona.

 

Nos enseñó todo lo necesario para nuestra salvación.

 

Él nos mostró, por medio de su vida pura de todo pecado y lleno del poder y el amor al Padre, cuál es la vida santa que Dios quiere para nosotros.

 

El cumplió la obra de nuestra redención al dar su vida en la cruz, un sacrificio vivo y perfecto, para borrar nuestros pecados y reconciliarnos con Dios.

 

Resucitado y eternamente vivo con el Padre, en su gloria Él es el Señor.

 

Juan 14: 6 - Hechos 4:12 - Fil. 2: 9-11 - 1 Tim. 2: 5

Salvación

Creemos que, habiendo Dios cumplido en Jesucristo sus promesas de salvación, el hombre pecador es llamado, bajo la acción del Espíritu Santo, a arrepentirse de su pecado, a volverse a Dios, a aceptar, por la fe, la obra expiatoria de Jesucristo y a estar unidos a Él en su muerte y resurrección.

 

Así se recibe, solo por la gracia de Dios, el perdón de sus pecados.

Una persona justificada por la fe en Jesucristo, ahora vive en una relación correcta con Dios, la de un hijo ante su Padre. Nació a una vida nueva y eterna, y ahora es parte del Reino de Dios.

 

La fe produce necesariamente obras agradables a Dios y una vida cada vez más conforme a su voluntad.

Juan 3:16 - Rom. 5: 1-11 - Ef. 2: 8-9

El Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo, tercera persona de la Trinidad, hace que la realidad de la salvación sea viva, beneficiosa y eficaz en el corazón del hombre.

De esta manera, viviendo en el creyente, el Espíritu Santo lo lleva a glorificar al Señor en una vida de oración perseverante y fidelidad a la verdad de la Escritura.

 

Es el garante de su herencia eterna.

 

El Espíritu Santo trae fruto a los creyentes, les permite discernir la voluntad de Dios y les da los dones necesarios para la edificación, el servicio a la iglesia y el testimonio en el mundo.

 

Rom. 12: 6-8 - Ef. 1: 13-14 - Gá. 5: 22-23

Iglesia

La Iglesia es el pueblo que Dios se da a Sí mismo a través de Jesucristo para celebrar la gloria de Su gracia, para proclamar las buenas nuevas de salvación y para ser Su testigo entre los hombres a través de Sus obras de justicia, misericordia y reconciliación.

 

Creemos que Dios instituyó los ministerios de la Palabra para darse a conocer, para llamar a los hombres pecadores a creer en Jesucristo, para entrar así en su pueblo y crecer en la vida cristiana.

 

Mat. 16:16-18 y 1 P. 2: 9-10

Iglesias locales

Creemos que una iglesia local, constituida según la Palabra de Dios, es una comunidad de creyentes bautizados en la profesión de fe.

En el lugar donde es plantada, es la representación concreta y visible, de la Iglesia universal, cuerpo de Cristo, es independiente de cualquier autoridad que no sea la de Jesucristo.

 

Sin embargo, no puede vivir aislada: lazos fraternos la unen a otras iglesias en solidaridad.

Todos los miembros de la iglesia local, asociados en un compromiso voluntario, implementan, bajo la guía del Espíritu Santo y para el bien común, los dones que han recibido.

 

Las iglesias también reconocen el servicio que Dios confía a algunos de sus miembros para que ejerzan un cargo particular de acuerdo a lo que enseña el Nuevo Testamento.

 

Hechos 2: 38-41 - Ef. 1:22 - Ef. 4:11 à 16 - Heb. 10: 24-25

Bautismo

Creemos que, como enseñan las Escrituras, el creyente está llamado a confesar públicamente su fe mediante el bautismo.

 

El bautismo manifiesta de manera visible la realidad de la obra salvadora de Dios y la unión del creyente con Jesucristo en su muerte y resurrección.

 

Creemos que, según el Nuevo Testamento, el bautismo se da por inmersión, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y normalmente es seguido por la admisión a una iglesia local.

 

Estera. 28: 19-20 - Hechos 2: 38-41 - Rom. 6: 3-5

El regreso de Jesucristo, nuestra esperanza

Creemos que el Señor Jesucristo vendrá del cielo de la misma manera en la que ascendió, para la renovación de todas las cosas y la plena manifestación de la obra de salvación.

 

Todos los muertos resucitarán y cada hombre será responsable ante Dios por su vida. Aquellos que sean hallados justos en Cristo irán a la vida eterna y otros al castigo eterno.

 

Dios ha prometido un cielo nuevo y una tierra nueva. Él mismo vivirá con su puelo: Eso es lo que esperamos.

 

Juan 3:36 - 2 Ped. 3:13 - Apocalipsis 1: 7-8

 

Tomado de: Fédération des Églises Évangéliques Baptistes de France

MÁS ACERCA DE NOSOTROS

people.png

Las Tropas

Conoce a las tropas que proclaman el mensaje de salvación. Leer más

target.png

El Blanco

Conoce más acerca del lugar donde Dios nos permite trabajar. Leer más

Heart.png

El Objetivo

Tenemos una meta clara y única, ayúdanos a orar por eso. Leer más

bottom of page